¡Por fin llegó el veranito! La lluviosa y fría primavera que hemos tenido ha provocado que tengamos unas ganas locas de playa, de chiringuitos, de helados… ¡¡me muero por poder quejarme de una vez del calor que  hace!!

En esta época del año siempre me acuerdo de mis veranos en la casa de la playa de mis abuelos, en La Herradura, una joya de pueblecito granadino. Mañanas de corretear entre las rocas buscando cangrejos y nadar entre heladas olas… y tardes de juegos haciendo cabañas en los jardines tropicales.  ¡¡Qué recuerdos!!

Yo, como fundadora de Hasta Siempre, predico con el ejemplo y hago un Videodiario emocional (uno de nuestros productos ad hoc más demandados)

Así cada cambio de estación grabo un vídeo de algo más de un par de minutos, que nuestro genial editor Manuel va encadenando y convirtiendo en un verdadero Diario Emocional. Y en esos dos – tres minutos expreso aquellas cosas importantes que me han pasado, mis emociones y aquello que creo importante que se pueda recordar.

Acabo de grabar el vídeo de esta primavera. En él destaco las mil y una travesuras de mi hija de cuatro años y Lexa, nuestra cachorra de Bichón Frisé). Cómplices las dos no han dejado de hacer trastadas, hartas ya de no poder salir de casa por tanta lluvia. También la de noches que mientras cocinaba le preguntaba la lección a mi hijo pequeño, trabajando los dos para conseguir que aprobara. O las tardes de Trivial familiar… en las que a veces he llorado de tanto reírme (cuando uno de mis hijos dijo que el río que pasa por Zaragoza es el río Ebrio… o que las gorgolas sólo existen en Gotham (Batman))

Y por supuesto no puedo dejar de nombrar el nacimiento de mi primer sobrino varón, que ha provocado que mi hija pequeña no deje de pedirme un nuevo hermanito (pero dice que lo quiere algo menos llorón que mi sobrino 😛 )

Para mí es importante mi rito de grabar este Videodiario Emocional porque en un futuro mis hijos recibirán el vídeo y podrán descubrir y conocer muchas facetas mías como mujer, como persona, que ahora se pierden en mi faceta de madre (que es la que conocen perfectamente ¡claro!) También me parece importante porque ahora son pequeños y olvidarán muchas cosas… pero algunas quiero que las recuerden y por ello dejo testimonio de ellas.

Este Videodiario Emocional es un vínculo vital entre ellos y yo, es mi Legado. Un cordón umbilical que me unirá a ellos para siempre. Sé que lo recibirán y guardarán con todo el cariño con el que yo he ido elaborándolo poco a poco. Y eso me hace esmerarme en prepararlo. Porque además de que me conocerán mejor a través de él,  será una memoria viva de nuestra vida juntos, en familia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies