Testimonios

A.L.D. 61 años 

“Me diagnosticaron Alzheimer y quise dejar mensajes a mis hijos antes de que la enfermedad borrase mi identidad. Quería que cuando muriese tuvieran un último mensaje de su madre, tal cual soy, antes de que la enfermedad empezase a hacer sus estragos”.

 

N.G.S. 36 años 

“Viajo constantemente, mi vida está totalmente dedicada a mi trabajo para a sacar a mi familia adelante. Me pierdo muchos momentos importantes de mis hijos y sé que no lo entienden porque son pequeños. Les he grabado un mensaje porque uno nunca saber qué puede ocurrir, es tan fácil morir en un accidente de tráfico o de cualquier forma inesperada…y si me pasa algo quiero explicarles que todo mi esfuerzo ha sido por ellos, para que tuvieran una vida mejor”.

 

M.R.D. 69 años

Quise dejar grabado mi testamento para explicar por qué he decidido repartir mis cosas así… ya que sé que algunos de mis hijos no van a estar muy de acuerdo. Me parecía más personal que un simple papel ante notario…Y quería también explicarle a mi nieta por qué le dejaba mil anillo de pedida…seguro que fallezco cuando ella es aún pequeña y quiero que pueda ver mi mensaje contándola el significado de ese anillo”.

 

JL.L.F. 28 años

Tengo leucemia. No sé realmente el tiempo que me queda. Por ello quise dejar un mensaje a mi marido y a mis padres, para expresarles todo mi agradecimiento por cuidarme. Para explicarles que estoy bien, que acepto mi enfermedad y que volvería a vivir cada minuto porque aunque ha sido y es muy duro, ha valido la pena sólo por haber estado con ellos. Tienen muchos vídeos míos de cuando era pequeña…pero no tenían un vídeo en el que cara a cara les decía lo que les quería y que son toda mi vida. Este vídeo será mi regalo especial cuando muera“.

 

R.C.P. 43 años

Soy policía y cada vez que salgo a patrullar me pregunto si regresaré a casa. Son muchos los compañeros muertos en servicio. Quise dejar un vídeo a mi mujer, por si me pasaba algo. Una despedida que sólo quiero que vea si llega ese fatídico día”.

 

F.G.M. 70 años 

“Hace tiempo que no me hablo con mi hijo…ni siquiera puedo ver a mis nietos. Le he grabado un vídeo porque sé que con mis setenta años, me puede pasar cualquier cosa. Y por si acaso me muero antes de que nos reconciliemos, no quisiera morir sin decirle por última vez…que le quiero”.